“Los filipinos son muy conflictivos”: Así niega el acceso la discoteca Palace

En la céntrica discoteca Palace de Madrid se vivió un episodio más de lo que se viene denunciado por multitud de personas y organizaciones: la discriminación por color de piel o lugar de procedencia en la admisión a locales. Robie, un chico nacido en España y de origen filipino, quiso entrar junto a sus amigos en el citado local cuando los porteros no le facilitaron la entrada escudándose en el argumento racista y criminalizador de que “los filipinos son muy conflictivos”.

Imagen del exterior de la discoteca madrileña Palace.
Imagen del exterior de la discoteca madrileña Palace.

El incidente tuvo lugar el pasado 25 de febrero, cuando Robie y sus compañeros de trabajo, un grupo compuesto por cuatro chicas y otro chico más -todos blancos excepto él-, decidieron salir de fiesta por el centro de Madrid. Tras hacer cola, los dos chicos fueron los primeros en intentar entrar. Inmediatamente el portero exigió 20 euros por la entrada a Robie y 5 cinco euros a su amigo. Además le preguntó cual era su país de origen, a lo que respondió que había nacido en España pero de ascendencia filipina. Él en un principio quiso darse la vuelta e irse, pero cuando comentó lo sucedido a sus compañeras, estas quisieron conocer el motivo de tal injusticia.

Ahí una de sus compañeras volvió para pedirle explicaciones al portero, tanto por haberle preguntado su origen sin venir a cuento como por la exigencia de 20 euros por la entrada cuando a su compañero le pidieron 5. Tras unos minutos de discusión, el miembro de seguridad del local justificó su decisión basándose en que “los filipinos son muy conflictivos”.

Tras esto, el grupo decidió pedir la hoja de reclamaciones y poner una queja por trato discriminatorio a la Oficina de Consumo. Ante la negativa de los responsables del local a facilitar la hoja, decidieron llamar a la Policía. Al momento, un coche policial que patrullaba por la zona apareció y le contaron los hechos a uno de los agentes. Después de revivir lo ocurrido, el policía exigió a los responsables de la discoteca Palace que facilitaran la hoja de reclamaciones para poder presentar una queja formal, además de preguntar insistentemente al portero por qué le había preguntado al chico por su nacionalidad de origen.

Una vez se rellenó la hoja de reclamaciones con lo sucedido, los responsables de la discoteca Palace se quedaron en un principio con ambas copias del documento, hasta que el agente de policía preguntó a Robie si tenía su copia, la cual fue a reclamar para poder tramitarla en la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid.

Este incidente no es un caso aislado. Ya en 2014 y con el objeto de demostrar el racismo existente en el acceso a las discotecas, SOS Racismo llevó a cabo un testing en el cual personas no blancas comprobaron de primera mano la disparidad en los criterios de admisión de los locales. Los resultados, que se pueden consultar en el informe aquí, concluyen que existe tal discriminación pero que es complicada de demostrar, ya que generalmente se camufla bajo excusas como la lista previa de invitados, la celebración de una fiesta privada o un repentino aumento del precio de entrada.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies