Qué hace a las mujeres inmigrantes más vulnerables ante agresiones machistas

Ser mujer. Ser inmigrante. Dos focos eternos de discriminación, pero que unidos en situaciones  de violencia hacen que las mujeres inmigrantes en situación irregular encuentren más obstáculos para visibilizar y denunciar. Y desde aquí nos preguntamos: ¿por qué ocurre esto?

Lo más manido es culpabilizar a los aspectos culturales de la violencia de género que sufren las mujeres inmigrantes, un fenómeno normalizado en el que no se repara en lo que sucede realmente. Este es probablemente el argumento más usado, pero vaya por delante que esta violencia no distingue ni de razas, culturas, ni clases sociales, sino que se trata una discriminación transversal. Por lo tanto, usar la cuestión cultural como excusa queda fuera de todo fundamento y veracidad. No obstante es una tesis que se sigue utilizando en muchos ámbitos e incluso en política, con ejemplos extremos como el de España 2000:

“(…)las víctimas, que hubiesen ido disminuyendo paulatinamente de no existir inmigración masiva. ¿Por qué? Sin duda porque los usos y costumbres de las sociedades de las que provienen, lo que conocemos como “su cultura”, así como su religión en el caso de los musulmanes, no condenan la discriminación y la dominación de la mujer ni tampoco la utilización de la violencia para conseguirlo. Todo ello demuestra que no es cierto que el machismo y las prácticas violentas hacia la mujer vayan en aumento entre los españoles, como muchos denuncian alarmados”.

Por ello, ante argumentos así hay que tratar las verdaderas causas de la vulnerabilidad de las mujeres inmigrantes en situación irregular ante las violencias machistas, centrarse más en lo estructural y menos en lo cultural. De ahí que hayamos recopilado tres fundamentos usados para explicar el por qué de la vulnerabilidad:

Miedo a ser expulsadas por falta de documentación

El desconocimiento y desconfianza que se tiene hacia el sistema penal está visto por parte de las mujeres inmigrantes más como una amenaza que como una protección. A ello se suma el miedo que tienen a no ser creídas ante el sistema.

La dependencia del agresor

En muchos casos el problema a la hora de encontrar trabajo y que, en caso de tenerlo sea en condiciones precarias, implica una nueva dependencia de su agresor, en este caso económica. O al contrario, que sean ellas las que lleven los ingresos a su casas mientras ellos no trabajan, lo que pueden verse como un ataque a su estatus como seres superiores por el mero hecho de ser hombres.

El duelo migratorio tras tomar la decisión de migrar

La falta de apoyo que ello conlleva al dejar atrás sus vínculos familiares y de amistad. El choque cultural al que se enfrentan al llegar a España, como el idioma, complica mucho la integración y el conocimiento de la legislación estatal.

En muchas ocasiones, la importancia del control de la población en situación irregular por parte del Gobierno prevalece en detrimento de los derechos humanos de las mujeres. El terreno que gana la vulnerabilidad e indefensión cede más espacio a las violencias ejercidas contra las mujeres inmigrantes, que cuentan con menos herramientas para defenderse.

En definitiva, aumenta el riesgo y disminuye la protección. Por esta razón es de vital importancia exigir al Estado medidas específicas para acabar con su invisibilidad, así como con los falsos mitos y prejuicios que envuelven nuestra sociedad inculcando ideales racistas, xenófobos y machistas.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies