Lagarder Danciu: “El racismo es una vergüenza”

danciuCuenta Lagarder Danciu que desde muy joven sintió que se enfrentaba a una sociedad irrespetuosa con la diversidad. Sin embargo, explica que él tuvo la suerte de tener una profesora muy buena que le ayudó a ser lo que hoy es “un activista en lucha por la defensa de los Derechos Humanos de todas las personas” comenta a Es Racismo.

Activista sin techo en defensa de los Derechos Humanos, llegó a España hace 11 años, y cuenta que lo hizo en un autobús que le trajo desde Rumanía, no sin antes huir de las mafias que se aprovechan de la población inmigrante para su explotación. Hoy en día se ha convertido en un icono en la defensa de los derechos de los sin techo, luchador contra la homofobia y la xenofobia. No en vano las personas sin hogar le denominan el “periodista de los sin techo”.

Infatigable, recuerda que cuando llegó a España, trabajó para muchos colegios en poblados marginales, sobre todo en Sevilla, hasta que fue expulsado de uno de ellos al entrar en un conflicto con la federación Unión Romaní “una asociación a la que denuncié porque no estaban haciendo su trabajo, lejos de combatir la marginación que sufre la comunidad gitana, se olvidan de ellos y protegen únicamente sus intereses, estaban envueltos en corrupción”, cometa Lagarder.

¿Cómo es el racismo hacia la comunidad gitana en Rumanía?

Hay un racismo brutal hacia la minoría gitana. Como muchos rumanos y rumanas, abandoné mi país natal huyendo de la pobreza y del odio que se nos tiene. Un odio que se fomenta desde las instituciones y que está en el adn del pueblo romaní, yo nunca dije que era gitano por el miedo a la represión, fue una identidad que asumí y visibilicé cuando llegué aquí. Sucedió por primera vez en Aracena (Huelva), durante el derrumbe de un poblado chabolista gitano ordenado entonces por un alcalde socialista.

Sin embargo, me doy cuenta que en España sucede lo mismo, la comunidad gitana está discriminada, señalada. Cuando una sociedad te discrimina y te margina, las personas acaban cerrándose, por ello yo me considero un privilegiado, porque cuando llegué la comunidad gitana me permitió entrar en su círculo. Lo que más me impactó fue la capacidad de esta gente a la hora de resolver sus problemas diarios, hacen piña, trabajan de forma conjunta, por la mañana se levantan y se preparan para recoger chatarra, reciclan el cartón… y están contentos cuando regresan a sus casas con dos barras de pan bajo el hombro. Todo ello bajo la represión de una policía que constantemente les hostiga, multa y persigue, este es el factor junto al rechazo de la sociedad por el que se cierran al mundo. Si a esas personas se les diera los mismos recursos y oportunidades que a los demás, podrían llegar a ser lo que se propusieran, no son menos capaces o menos inteligentes, lo que pasa es que tienen menos recursos y oportunidades.

¿Por qué ese rechazo?

La gente mira con sospecha a los gitanos, es parte de una identidad europea. La minoría gitana es discriminada allí donde vaya. Nada más llegar a Sevilla la policía me llamó para trabajar de traductor, yo era una persona con estudios universitarios y podía serles de ayuda con esta comunidad. El hecho de trabajar durante 7 años con la policía me permitió conocer cómo funcionan y poder hablar con los detenidos. Muchas de las detenciones que se realizaban a diario eran por el aspecto del detenido, por prejuicios, había una actitud de prejuzgar, según me contaban los propios detenidos, les detenían por su aspecto. A veces, veía a la misma persona había sido detenida repetidamente, es un círculo del que no pueden salir, no les dejan salir.

Lagarder enfrenta la manifestación neonazi en Madrid 21/5/2016

¿Por qué te manifestaste contra la convocatoria del colectivo neonazi Hogar Social Madrid?

Les grité que en el siglo XXI era una vergüenza, que ellos y ellas eran una vergüenza, que recordaran el nazismo. El racismo es una vergüenza. Sus mensajes eran puras barbaridades en contra de los migrantes y los refugiados, mientras las escuchaba no lo podía creer, acudí allí pensado que seríamos muchos, sin embargo, cuando llegué vi que estaba sólo, me acompañaba un gran despliegue policial y muchos medios de comunicación. Es vergonzoso que la delegada del Gobierno en funciones, Concepción Dancausa permitiera una marcha que siembra el odio se de en la Gran Vía de Madrid, pareciera que las instituciones se sienten identificados con los convocantes.

¿Fuiste increpado en la noche electoral. no?

Estuvimos en la manifestación, una chica y yo, cuando se hacía el silencio gritábamos “el PP es una mafia”. Estábamos rodeados por unos 17 policías que de alguna forma no estaban protegiendo de la multitud que nos rodeaba, cuando se incrementó la tensión nos sacaron de allí de una forma brutal, me agarraron del cuello, pensé que moría, no podía respirar, además iban fuertemente armados. Nos mantuvieron en el furgón unos 10 minutos y luego dos horas retenidos. Uno de los policías me quitó la medicación, se trata de un tratamiento muy caro, me abrieron la mochila y al sacar mis medicinas me dijo: encima tienes sida cabrón, esas medicinas te las pagamos nosotros, pero eso no fue todo, me dijeron que me fuera a protestar a mi país, pero yo les respondí que ya había protestado en Rumanía y ahora lo estaba haciendo en España, que ahora era mi país, donde vivo y donde defiendo mis derechos y los de los demás.

¿Percibes racismo entre los propios sintecho?

Hay que entender lo que es vivir en la calle, es una tarea de supervivencia. Partiendo de ahí luego surgen organizaciones como HSM que bajo el argumento de ayudar al sintecho, dan comida sólo a quien tiene DNI y sea español, ayuda sólo al nacional, bajo ese pretexto se siembra el odio hacia los extranjeros entre los propios sin techo. Yo he escuchado algunos de ellos decirme que al menos HSM les da comida, así que primero nosotros (los nacionales). Eso fue algo que me hizo plantearme una nueva lucha, salir a enfrentar y desenmascarar a quienes se aprovechas de los sintecho para generar una actitud racista y xenófoba.

No obstante, a pesar de las actitudes de quienes se aprovechan de su situación, entre los sintecho lo que hay es mucha solidaridad y apoyo mutuo, entre todos.

¿Cómo crees que hay que acabar con el racismo y la xenofobia?

El racismo va vinculado con la falta de formación, nadie nace racista. La semilla del patriotismo, de ser dueño de un país, esa idea se siembra en la escuela, sumada a los estereotipos y prejuicios potenciados por los medios de comunicación son los que fomentan el rechazo. Hay que cambiar el modelo educativo para educar en la diversidad y la multiculturalidad, trabajar en el reconocimiento de la diferente, luchar contra la manipulación. Fundamentalmente creo que el racismo en España es un problema de formación y educación.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR