Yasmin B.: “Sufro la islamofobia desde la línea que separa mi casa de la calle”

La islamofobia no es un fenómeno nuevo, es un concepto que nos remite al rechazo al islam y las personas que profesan esta religión. Es una actitud antigua que investigadores como el periodista Daniel Ahmad, remontan a la época de las cruzadas y que ha atravesado un discurso orientalista para convertirse en lo que se conoce hoy como el discurso islamófobo contemporáneo.

Un discurso de odio que muestra el islam como una ideología del pasado y que es opuesta al resto de las personas que son el reflejo de la modernidad. Los medios de comunicación actúan como el culmen de los estereotipos que calan en la población y en los que el islam aparece en escena cuando se habla de terrorismo.

En el último informe de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia se recogió que durante el pasado año se dieron un total de 278 incidentes islamófobos, lo que supone un 567,35 % más que en 2014. La mayoría de los casos concentrados en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid, con cerca del 63% de estos casos.

Amparo Sánchez, presidenta de la plataforma explicó que en lo que llevamos de año se estaba produciendo un repunte a raíz de los atentados terroristas. Incidentes que responden a un crecimiento de la islamofobia que se traduce en ataques a mezquitas, pancartas neonazis rechazando a los refugiados musulmanes o el asesinato de un ciudadano musulmán a manos de un guardia civil.

Según la Plataforma, es especialmente preocupante la islamofobia de género, que incide y afecta sobre todo a las mujeres, un discurso que va acompañado de machismo y misoginia, que se traduce en agresiones, amenazas y acoso en lugares públicos, incluso en colegios. El informe alerta del “ciberodio”, la proliferación de mensajes islamófobos en internet, sobre todo en las redes sociales. Del total de casos recogidos en 2015, el 21,8 % fue por ciberodio y un 19,4 %, actos contra las mujeres por llevar hijab.

Hablamos con Yasmin B. una joven marroquí que sufrió un ataque islamófobo en las redes sociales, aunque como ella comenta, se han convertido en parte de su vida cotidiana.

Amenazas en Twitter
Amenazas en Twitter

 

¿Puedes contarnos el último caso de islamofobia que sufriste?

El último caso de islamofobia y racismo que sufrí fue en la red social de Twitter, fui amenazada de muerte por un neonazi tras escribir un tuit crítico hacia comunistas con actitudes racistas. Le molestó que yo siendo una “mora” critique conductas de personas de etnia blanca, y según entendí, para él somos una raza inferior y no tenemos derecho a quejarnos.

Otro caso fue en la calle cuando iba caminando con una amiga, las dos con hijab, y nos habló un hombre mayor que nos dijo que deberíamos quitarnos esos trapos de la cabeza, que de esa manera seríamos más atractivas. También dijo que las mujeres estamos para servir y agradar la vista del hombre, y que tapándonos lo impedíamos.

¿Por qué crees que la islamofobia afecta sobre todo a las mujeres musulmanas?

Porque las mujeres musulmanas al llevar hijab o velo, se nos identifica antes y se adelantan a juzgarnos por tópicos y prejuicios.

¿En qué aspectos de tu vida cotidiana lo sufres?

Pues prácticamente a partir de la línea que separa mi casa de la calle. Empezando desde lugares como cafeterías, transporte público, escuelas, tiendas, a la hora de buscar trabajo, o en el trabajo mismo, dando un paseo por el parque y hasta en la consulta de tu médico de cabecera.

¿Cuáles consideras que son las influencias externas para que la gente actúe así?

No hay mayor influencia que el sistema mismo. En todas partes, en los medios de comunicación, libros de texto, en la educación que dan las familias a sus hijos, etc. Todo está plagados de ideas que alimentan el estigma contra los colectivos minoritarios de este país. Y si encima de eso, la sociedad margina a esos colectivos, se crean guetos y acaban excluidos totalmente.

El caso es que también pienso que el concepto de “integración” es un problema porque la gente autóctona piensa que debemos renunciar a nuestra identidad para integrarnos y poder formar parte activa de la sociedad. Y ahí viene el problema. Podemos ser parte activa de la sociedad sin renunciar a lo nuestro y tomar lo suyo, podemos estar integrados vistiendo de X forma mientras respetemos la ley y la gente. Podemos estar integrados con nuestras diferencias. No se trata de eliminarlas, sino de aceptarlas.

¿Cómo afecta a tu forma de vivir?

El simple hecho de no ser blanca y salir a hacer vida te expones a la posibilidad de recibir como mínimo agresiones verbales. Las agresiones físicas depende de la situación, el lugar en el que estés y las personas con las que te cruces. Claro que intento evitar pasar por barrios en los que frecuentan nazis, sé que no es buena idea.

Ahora ya soy mayor y me enfrento a cualquier tipo de agresión, creo que la peor idea es callarse y bajar la mirada, pero antes, cuando mi edad no sobrepasaba los 15, tenía miedo de encontrarme con grupos de chavales españoles de frente, o pasar al lado suya. Siempre recibía algún comentario despectivo al ser marroquí. Ellos se divertían haciéndome daño, supongo que no eran del todo conscientes de ello al tener el racismo tan inculcado.

O el hecho de que se te den bien los estudios, o no, siempre recibirás comentarios despectivos por no ser blanco. Me explico: si sacas notazas es que has copiado o eres demasiado listo como para no ser blanco. Y si no sacas buenas notas es que es lo normal, como si nuestras capacidades cognitivas fueran inferiores.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies