“El racismo en España está en estado durmiente y aparece de la peor manera y cuando menos te lo esperas”

jokin-y-rafa
Entrevista a Jokin Egaña de San Sebastián y Rafa Monetagudo, Cuba

Se conocieron hace 12 años en Madrid. Jokin es abogado y tras varios años trabajando como abogado y procurador se mudó a Madrid para estudiar un MBA. En esa etapa fue cuando conoció a Rafa, se hicieron pareja y se casaron a los dos años. Desde ese momento ambos sufren discriminación y acoso por partida doble: ser homosexuales y porque Rafa es negro, cuenta Jokin, quien asegura que “el racismo en España está en estado durmiente. Como es políticamente incorrecto expresarlo, las actitudes racistas salen de la peor manera y cuando menos te lo esperas”. Si eres blanco, católico y heterosexual en este país no tienes ningún problema. Pero cuando te sales de eso, los tienes”, aseveran.

“Si eres blanco, católico y heterosexual en este país no tienes ningún problema. Pero cuando te sales de eso, los tienes”.

Rafa es médico, ejerció en Cuba durante 24 años, aunque las circunstancias poco favorables en su país le llevaron a querer salir. Hace 18 años que reside en España, tiene la nacionalidad y una empresa de interiorismo; y aunque pueda parecer más que suficiente para integrarse en la sociedad y en el país, lo cierto es que aún no lo ha conseguido y asegura que no lo ha hecho por su color de piel.

Después de vivir unos años en Madrid se mudaron a Valencia, donde Rafa ha sufrido desplantes, desconfianza y prejuicios, incluso por parte de sus propios vecinos. Desde pedirle que arregle un jardín, porque le vieron limpiando el suyo, hasta acusarle de venir a quitar el trabajo, a pesar de que él era el contratista. Rafa tiene en su haber 1001 historias de microracismos y algunos no tan ‘micro’.

La experiencia más reciente fue en el hospital. La madre de Jokin estaba hospitalizada y confiaba mucho en la opinión de Rafa, que como médico se quedaba durante el día con ella para poder hablar con los doctores de colega a colega. “Sin embargo, desde el principio el personal del hospital pensaba que era un cuidador y cuando en una ocasión pedí explicaciones a la médico, ella se puso a la defensiva, cuestionando mis opiniones, exigiéndome que me identificara. Cuando me identifiqué como su yerno, la doctora enfurecida me respondió que si no había ningún familiar de verdad con quien pudiera hablar. Esto es homofobia y puro racismo”.

Abusos policiales

La situación probablemente más desagradable y traumática para Rafa y Jokin, la han experimentado con la policía, y “solo porque Rafa es negro”, reitera Jokin. En este punto, Jokin también aclara que estos ataques solo los ha vivido cuando va con Rafael, nunca cuando va solo. “En numerosas ocasiones la policía ha parado a Rafa, pensando que era un delincuente”, explica Jokin, quien narra con un sentimiento de rabia, tristeza e impotencia, la última vez que sufrieron el abuso policial.

La situación probablemente más desagradable y traumática para Rafa y Jokin la experimentaron con la policía y “solo porque Rafa es negro”, comenta Joki.

Eran las doce del mediodía, en una de las grandes vías de Valencia, cuando, según cuenta Jokin, repentinamente aparecieron dos motos de policía nacional que les obligaron a parar el coche. “De pronto aparecieron siete coches patrulla y tres motos de policía, todos con las sirenas- recuerda Jokin- y me preguntaron que dónde vivía Rafa y nos hicieron salir inmediatamente del coche”, explica.

La voz temblorosa y nerviosa de Jokin mientras narra estos hechos transmite con nitidez la indignación, la impotencia y el enfado que sintió en ese momento, ante la actitud de quienes tienen en sus manos la protección y la seguridad de la ciudadanía. “Me puse a temblar”, reconoce Jokin.

A Rafa le hicieron meter la clave en su móvil para comprobar si era robado y tras preguntarles si tenían antecedentes penales, comenzaron a revisar el coche de arriba abajo, “reiterando la pregunta de si llevábamos drogas o armas amenazándonos con que tendríamos un problema serio si les mentíamos”.

Después de, probablemente, los 45 minutos más largos de sus vidas, la policía justificó su intervención por sospechar del coche que llevaban y argumentando que “para pillar a los malos, los buenos tenemos que sufrir”, cita Jokin. Con aplomo, Rafa asume que en realidad es por su color de piel.

Para Rafa es sorprendente el grado de ignorancia que aún, en el siglo XXI, hay respecto a la gente negra en nuestro país, donde percibe que no se considera como un ciudadano más, y precisa: “aquí cuando te ven negro piensan que o eres futbolista rico o africano pobre”.

Rafa denuncia que falta educación a todos los niveles. “Vivimos en un mundo global y la diversidad no ha de verse como un obstáculo, sino como una oportunidad”.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR