“A vosotros ya os conozco, siempre robáis…”

Acto contra el racismo en Lavapiés, Madrid © AI

Según el último Informe Anual sobre el Racismo en el Estado español presentado por la organización de SOS Racismo, se registró para el año 2015 un total de 247 denuncias por incidentes racistas, 68 de ellas agresiones, de las cuales el 50% estuvieron relacionadas con conflictos vecinales (34).

En este artículo se trata de dar voz a cuatro jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 17 años que exponen el racismo cotidiano al que tienen que hacer frente en el Estado español. Nos cuentan sus experiencias y las situaciones en las que han sido racializadas y discriminadas por su color de piel, origen o religión.

Hannah tiene 16 años nació en España, aunque su es de origen marroquí. Nos explica cómo un día saliendo de la mezquita, donde acudía a estudiar, estaba esperando a su padre para que viniera a recogerla y llevarla a casa. En ese momento se encontraba con su prima, que también esperaba a su padre, y las dos llevaban el velo en la cabeza. Fue durante esa espera cuando una mujer de avanzada edad que paseaba a su perro, se acercó a ellas e intentó quitarles el velo profiriendo gritos sobre que no deberían llevarlo. Recuerda Hannah: “intentaba educarnos como si lo que estábamos haciendo no estuviera bien”.

“Intentaba educarnos como si lo que estábamos haciendo no estuviera bien”

María, es una joven rumana de 16 años, rememora el día que entró por primera vez en clase, en el curso de sexto de primaria, hubo un error en la lista del alumnado en clase por lo que ella no aparecía, al no entender el idioma decidieron apartarla e hicieron que se sentara en una silla aparte. Relata cómo le abordó un sentimiento de incomodidad al sentirse señalada como la extranjera. “Fatal, fue fatal”, son sus palabras mientras recuerda el suceso.

Gritaban que “no sabía nada por venir de fuera”

Sara, es una joven hondureña de 17 años, explica que cuando llegó, al principio no tuvo ningún problema, “mis primeros compañeros me trataron muy bien”, comenta. Pero cuando empezó el curso, algunos de sus compañeros de clase se reían de ella cada vez que intervenía en clase y le gritaban que “no sabía nada por venir de fuera”. Según cuenta, para ellos el hecho de haber estudiado en Honduras, invalidaba todos los conocimientos previos adquiridos, no tenían ningún valor.

“A vosotros ya os conozco, siempre robáis…”

Mohammed de 15 años, este joven de origen gambiano cuenta cómo a petición de su hermana fue a comprar queso en el supermercado. Cuándo llegó a la sección de quesos la dependienta, sin explicación ni reflexión comenzó a gritarle y a decirle: “A vosotros ya os conozco, siempre robáis y sois muy malos…”.

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies