Denuncian a una discoteca por negar el acceso a siete jóvenes negros

Djiby posa frente a la discoteca Tiffany´s / Youssef Ouled

Los hechos ocurrieron en la madrugada del día 9 de abril. Djiby cumplía 26 años así que junto con sus amigos decidieron acudir a celebrarlo en Tifanny´s, una discoteca de Madrid. Sin embargo, en el local les negaron el acceso sin darles ninguna explicación. Los afectados han presentado una denuncia por un posible delito de discriminación.

En una conversación telefónica con SOS Racismo Madrid la dirección del local ha explicado que se les negó el acceso debido a que “ese día había menos porteros de lo normal por lo que no se podían hacer cargo de los jóvenes fornidos”. Una decisión que habrían tomado, añaden, si hubiesen sido “marroquíes, españoles o italianos”. Justificación que carece de coherencia para Djiby, “dónde está escrito que una persona fuerte es de por si problemática. Nosotros pensamos que el único motivo fue por ser negros”.

“Ese día había menos porteros de lo normal por lo que no se podían hacer cargo de los jóvenes fornidos”

Los siete jóvenes tenían una reserva en el local y también habían reservado dos botellas de cava y una cachimba para la ocasión, con la condición de presentarse allí entre la 1:00 y las 2:00 de la mañana. A la 1:30 llegaron al local y estuvieron esperando, pero no les dejaron acceder.

“En la fila había muchas personas”, explica Djiby, tanto delante como detrás de ellos había grupos integrados por personas blancas, “todos pudieron entrar pero nosotros éramos siete personas negras y no nos dejaron a ninguno”.

Comenta este joven senegalés que cuando los porteros les vieron “empezaron a hablar entre ellos y a reírse”. Llegado su turno uno de ellos les indicó que no podían entrar, fue entonces cuando Djiby preguntó el motivo sin obtener respuesta, “el portero se quedó callado unos segundos así que de nuevo le pregunté, sólo quería una explicación”, uno de los porteros dijo que “simplemente no podíamos pasar. No nos dieron explicaciones porque no la había”.

De nada les sirvió explicar que habían hecho la reserva a una persona que trabajaba de relaciones públicas del local, un joven al que conocían y que se encontraba allí en ese momento “antes de que nos negaran el acceso me confirmó que la reserva era correcta y me indicó que debía colocarme en la entrada”, Djiby todavía conserva los mensajes a través de los que hicieron la reserva y que presentarán como prueba.

La discoteca ha admitido que los chicos no contravenían ninguna de las normas de admisión. “Ninguno incumplíamos las normas del derecho de admisión, no íbamos mal vestidos, ni tampoco bajo los efectos del alcohol y nuestro comportamiento fue ejemplar en todo momento”, comenta que mientras discutían con el portero “las personas que estaban detrás en la fila iban entrando, por lo que tampoco había problemas de aforo”.

“Podrían haber dicho que era por ser negros, pero no se atrevieron”

Del local salió una persona que se dirigió al equipo de seguridad, sin cruzar palabra con los siete jóvenes a los que se les había negando el acceso. “Al poco rato salieron todos los porteros del local y se quedaron en la puerta, tratando de mostrar músculo”, recuerda este estudiante de integración social indignado por la falta de explicaciones “podrían haber dicho que no les gustaban mis zapatillas o mi peinado, hubiera preferido que mintieran o que dijeran que era por ser negros, pero no se atrevieron”, se lamenta.

Al cabo de un rato llegaron agentes de la policía los cuales les propusieron poner una denuncia incluso antes de explicarles lo que había sucedido “nos preguntaron si queríamos denunciar, pero en ese momento estábamos dolidos y decidimos irnos”.

A pesar de haber acudido a otro local, Djiby no dejó de pensar en ello durante toda la noche, “al día siguiente no paraba de preguntarme por qué nos había sucedido esto”. Finalmente decidió denunciar ante un posible delito de discriminación tipificado en el artículo 512 del Código Penal. “Denuncio porque ya estoy harto de estas cosas”, comenta mientras recuerda que en esa misma mañana en la que había decido denunciar se puso en contacto con el RR. PP que les hizo la reserva “me dijo que lo sentía mucho y que a a él le habían regañado por habernos traído”.

“Denuncio porque ya estoy harto de estas cosas”

Tras denunciar, lo único que quieren es que esto no le vuelva a pasar a nadie “tiene que acabar, hay sitios determinados a los que no vamos porque sabemos que no nos dejarán entrar y así nos evitamos un disgusto como este. Estas cosas te afectan y no dejas de pensar en ello”. Destaca la complicidad y la falta de empatía que se manifestó en forma de silencio. El silencio de las personas que estaban allí esa noche, “no necesito que nadie hable por mi, pero me sorprendió que nadie se pusiera de nuestro lado, ni si quiera preguntaron por qué una persona blanca podía entrar y nosotros no”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies