Telenovelas: los papeles importantes son blancos

Pasión de Gavilanes, Rubí, Amigas y Rivales,ejemplos de telenovelas que fomentan estereotipos

Las telenovelas latinoamericanas son vistas por millones de personas por todo el mundo, en muchas ocasiones baten récord de audiencia. Su difusión las convierte en potentes herramientas de producción y reproducción de los prejuicios y estereotipos a través de la representación de actores y actrices en su mayoría blancos como personas adineradas y de éxito, mientras que aquellas que presentan rasgos indígenas o afro aparecen en roles inferiores o de poca relevancia. Al tiempo que se invisibiliza a quienes tienen descendencia asiática.

Pasión de Gavilanes, Rubí, Amigas y Rivales, entre otras, son ejemplos de telenovelas que fomentan estos estereotipos. De esta manera, la imagen que se da fortalece el imaginario de la superioridad de unos frente a otros en base a su color de piel. Una minoría blanca se impone como representación de lo ideal, de lo que los espectadores aspiran a ser, llevándoles a negar su propia diversidad étnica y cultural.

Dayana Contreras es una actriz cubana que ha trabajado en diversas compañías teatrales y ha participado en festivales en Alemania, Austria, Polonia, Grecia, Italia, Eslovenia y Dinamarca. Actualmente es activista en SOS Racismo. Comenta que las personas que son consumidoras de las telenovelas en Latinoamérica “suelen ser de un estrato social medio bajo, por lo tanto, están hechas para ese público objetivo, con el fin de fomentar la ilusión de lo que nunca van a conseguir y eso es un poco perverso.”

“El mensaje que se nos da es que debemos intentar parecernos a estas personas”, señala Dayana, al no poder lograrlo “tenemos una condición de inferioridad y ese es un problema que muchos directores deberían replantearse con seriedad”.

“Cuando vas a un casting ves que las posibilidades de protagonizar un papel principal son limitadas, ya que eres empleada doméstica o prostituta”

Destaca que hay estereotipos, como la asociación de los negros con la delincuencia, “o que vienen de un mal ambiente, y esto en Cuba sigue siendo objeto de debate”. La forma de romper con estos estereotipos se encuentra en la educación, un cambio “desde la enseñanza de las artes escénicas, la literatura es fundamentalmente europea, y por ello, los personajes son en su mayoría blancos, sin embargo, habría que enfocarlo desde una sociedad donde la población es mestiza. Adaptarla a eso también”. Un ejemplo, explica, es lo difícil que resultaría a día de hoy que “dos actores negros representen a Romeo y Julieta”.

La activista resalta que existen “papeles impensables para aquellos actores que no son blancos” y esto sucede también en España, “cuando vas a un casting ves que las posibilidades de protagonizar un papel principal son limitadas, ya que eres empleada doméstica o prostituta. A pesar de tener cualificación, eres solo una latinoamericana en Europa”.

Recuerda que una compañera suya llegó a sentirse mal dentro de un elenco teatral hasta que se dio cuenta que “era por eso, porque ella era de fuera”. Contreras añade que “el origen de la persona no tiene nada que ver con las posibilidades que tienen en la vida de llegar a ser alguien importante, ya que el hecho de que una persona tenga rasgos indígenas o afro, no es indicador de que sea una persona sin estudios”.

La representación en su mayoría de actores y actrices con rasgos europeos en las telenovelas latinoamericanas se basan en “la negación de nuestra propia identidad y de nuestras raíces” y “pensar erróneamente que la piel blanca y los ojos claros son superiores”, explica la actriz peruana Cecilia Voter, que ha trabajado en diversos montajes teatrales, películas y una larga lista de cortometrajes. 

“Se piensa que las más guapas son las rubias, blancas, mientras que la servidumbre o la gente pobre, son los morenos o indígenas”

La gente de piel blanca aparece representada como adinerada y en papeles principales y eso fortalece el pensamiento sobre que “las más guapas son las rubias, blancas, mientras que la servidumbre o la gente pobre, son morenos o indígenas”, indica la actriz.

Recuerda que en Perú un director de casting le llego a decir que si quería tener algún papel importante debía operarse. “Esto se ve mucho en las telenovelas y me parece terrible e increíble que se resalten este tipo de estereotipos,  ya que es algo totalmente falso”. Además, añade que se debería plantear una mayor diversidad en las telenovelas, “porque es lo que realmente somos, lo vemos y vivimos pero falta dar el paso de decirlo”.

En España, interpretó a una empleada en serie La Que se Avecina y, en su opinión existe el prejuicio de que los latinos trabajan de servidumbre y “realmente no es así”. “Muchas veces cuando vas a un casting tienes en mente y sabes bien el papel que te puede tocar, normalmente se buscan perfiles blancos, yo tengo el cabello oscuro, ojos negros… así que prefiero no presentarme porque no me apetece vivir esa situación en la que te sientes vulnerable, por si te aceptan o no te aceptan o lo que te puedan decir”.

Voter considera que en el teatro hay muchas más opciones, allí ha realizado otros papeles y protagonizado personajes de mayor relevancia. Defiende que para cambiar esa estereotipación, “tendrían que cambiar viejos conceptos, viejos patrones, deberíamos empezar por aceptarnos a nosotros mismos”.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies