Problematizar, criminalizar y silenciar a los manteros

El colectivo de trabajadores de la venta ambulante de Barcelona denuncia “las vejaciones, insultos, racismo y xenofobia, así como las confiscaciones de material de venta y de dinero, identificaciones y detenciones” que deben soportar cada día los manteros y lamentan que nadie haya tratado de contrastar su versión de lo sucedido el pasado miércoles en la Línea 3 del metro de Barcelona, que la practica totalidad de los medios ha resumido en tres frases: “encontronazo violento entre policías y manteros en el metro de Barcelona”, “algunos manteros han intentado agredir a la Policía Urbana” y “llegando a causar daños y rompiendo cristales del vestíbulo”.

Todo comenzó cuando un joven que se dedica a la venta ambulante intentó colarse en el metro y un vigilante de seguridad trató de impedirlo, según el testimonio de un trabajador de la empresa de transportes de Barcelona, que coloca el hecho en cuestión como detonante del enfrentamiento con el vigilante. Otros usuarios del metro llamaron a la Guardia Urbana que se encontraba en la estación. Es entonces, según medios como El País, El Mundo y La Vanguardia, cuando “el mantero saca el teléfono y llama a sus colegas”, los dos últimos hablan de una docena, mientas que El País, habla de dos docenas.

“Los medios siempre condenan al más débil sin preguntar cómo vivieron los hechos, sin consultarlos, siempre culpables y sin cuestionamiento”, explican en su comunicado desde el Sindicato Mantero de Vendedores. Su portavoz, Aziz Faye, recuerda la cotidianidad de este tipo de violencia contra los manteros.

Llama la atención como se atenúa la violencia ejercida por la Urbana, a pesar de que las imágenes que una joven captó en el momento de los hechos, en los que se puede ver la violencia ejercida por los agentes, y que los medios reducen a frases del estilo “los agentes hicieron uso de las porras”, “obligaron a los manteros a abandonar el lugar para que no se complicara la discusión”. A esta minimización del uso de la violencia policial le acompaña la justificación, “los agentes exhibieron las defensas (porras) e incluso azotaron a algunos vendedores”.

“Los medios tratan constantemente de dañar nuestra imagen y nuestra lucha”.

En ninguno de los medios nombrado se da espacio ni voz a los manteros, su versión queda totalmente silenciada. “Los medios tratan constantemente de dañar nuestra imagen y nuestra lucha”, denuncia el portavoz de los manteros, lo que hace “que las personas se queden solo con la versión de los medios”, añade. Por lo general los manteros son siempre asociados con la violencia, cuando no se les relaciona con las mafias o se les presenta a la opinión pública como una amenaza. Se pone de manifiesto la discriminación de los periodistas que toma como fuentes a personas blancas como si fueran más creíbles y valiosas, conocedores además, de que estos últimos tienen, por lo general, poco acceso a los medios.

Además de este silenciamiento del otro (el negro) si uno continúa leyendo las noticia hasta el final, rápidamente se da cuenta de que a la criminalización de los manteros le precede la enésima instrumentalización de los mismos para atacar al gobierno de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

Leer: Así se usa a las mafias para justificar políticas racistas: el caso de los manteros

Así lo explica Faye, que enmarca los hechos en acciones que responden a una estrategia política que busca desgastar y desestabilizar al actual gobierno de los comunes “nos utilizan para enfrentar a la policía con el Ayuntamiento, somos objetos que usan para sus sesgos políticos”. En el digital del grupo Prisa, se comenta que este altercado sucede en un contexto en el que los vendedores ambulantes han vuelto al barrio de la Barceloneta y se da espacio, esta vez sí, a diferentes voces, desde el concejal del PDeCAT, al Partido Popular y a Ciudadanos, que no dudan en cargar contra la alcaldesa.

Persecuciones, bulos y resistencia

Hace dos meses SOS Racisme denunció la persecución de la Guardia Urbana de Barcelona contra los manteros. Así se expone en el informe denominado Venta ambulante y vulneración de derechos que recogen 44 actuaciones policiales irregulares contra los vendedores ambulantes que han tenido lugar durante los últimos años, la mayoría son acusaciones falsas de atentado contra la autoridad hacia los vendedores y agresiones físicas de los policías contra los manteros, casos que suponen una clara vulneración de los derechos fundamentales, 8 de los cuales sucedidos bajo el mandato de la alcaldesa Ada Colau. “La justicia tiene color”, es la frase con la que los manteros recuerdan y denuncia el caso de los dos vendedores condenados por delitos de atentado a la autoridad y lesiones, uno de los cuales, Sidil Moctar, condenado a cinco años de prisión y expulsión del país en un proceso en el que abogado del mantero denunció “el componente racial” de la sentencia.

El Sindicato Mantero de Vendedores Ambulantes marcha por la paz tras el atentado terrorista en Barcelona

A la criminalización por parte de los medios de comunicación, la violencia policial y una Ley de Extranjería que fomenta el racismo institucional se le suma la criminalización ciudadana, las redes sociales actuaron como espacio de difusión de acusaciones que relacionaban a los manteros con el atentado terrorista en la Ramblas, debido a que ese día no había ningún vendedor en el lugar de los ataques, cuando la realidad es que la presión policial les había expulsado del lugar unos meses antes.

Presentación de la marca “Top Manta”

Organizarse y resistir, eso hizo el colectivo al constituirse en el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes hace ya casi dos años, creado para defender las necesidades de los vendedores y hacer frente al estigma, las persecuciones, la discriminación y el racismo diario. Un año después, creó su propia cooperativa para dotarse de recursos con los que afrontar los contenciosos o campañas. Impulsado desde la cooperativa, lanzaron el pasado mes de julio su propia firma comercial, “Top Manta”, camisetas y zapatillas así como otros objetos adquiridos a mayoristas a los que estamparán su sello con el fin de esquivar el delito de propiedad intelectual y superar así las acusaciones sobre la venta de copias y falsificaciones. Además, otra de las funciones de la cooperativa es la visibilización de la cultura africana, algo en lo que ya trabajan.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies