“Ya estoy yo aquí para hablar contigo y tú no entras”

Manifestación en la Puerta del Sol / Adolfo Lujan

Umu estaba en la calle con unas amigas, era de noche y estaban haciendo ruido, alguien llamó a la policía, que acudió allí y les identificó. Por aquel entonces los agentes les dijeron que no habría ninguna sanción, de hecho no hubo ningún atestado.

Sin embargo, un tiempo después llegó una multa, pero solo a ella. “Nos pidieron la documentación a todos, pero la multa sólo me ha llegado a mi”. A día de hoy suma tres multas por un hecho del que no hubo constancia. La primera fue de una cuantía de 60€, al no pagar, el importe se ha incrementado, la última asciende a 120€.

Uno de los policías que se encontraba custodiando la puerta le impidió la entrada, “me dijo que se lo explicara en la calle”.

Hace unos días, se dirigió a la comisaría de la Policía Nacional de su distrito, buscaba que le explicaran lo que había sucedido, allí le dijeron que acudiera a la Policía Municipal en Madrid Centro. Quería que le explicaran por qué no se cumplió el protocolo de denuncias, “entiendo que cuando te ponen ese tipo de sanciones te tienen que tomar un parte o una denuncia por la supuesta comisión de algún tipo de infracción”.

En Sol, uno de los policías que se encontraba custodiando la puerta le impidió la entrada, “me dijo que se lo explicara en la calle”. Lo hizo. Mientras hablaba, ella veía como entraba y salía la gente blanca de la comisaría, sin ningún impedimento ni cuestionamiento. Preguntó por qué ella no podía entrar, el agente respondió: “tú no puedes pasar ¿qué quieres?”. Quería información sobre cuál era el protocolo que debía seguir ahora ante lo que le había sucedido, el agente respondió; ”yo no tengo nada que ver, no sé por qué mi compañero no te dio parte, pero bueno, es tu problema”. Recuerda que se quedó en shock.

El agente repetía que no sabía por qué no se había llevado a cabo el protocolo de multas, pero que sus compañeros no tenían nada que ver, “que yo tenía que pagar igual, que era problema mío ¿Cómo podía reclamar si no me dejaba entrar?”

El agente contestó: “ya estoy yo aquí para hablar contigo y tú, no entras”.

Cuando Umu volvió a pedir que la dejara entrar, el agente contestó: “ya estoy yo aquí para hablar contigo y tú, no entras”. Le pidió hablar con otro policía, recuerda que fue entonces cuando se puso más “chulo y se acercaba cada vez más”. “No paraba de repetir que era mi problema, que no iba a entrar y que nadie me iba a ayudar”. Humillada, se fue.

“Sentí muchísima impotencia viendo como la peña blanca entraba y salía, me miraban y le daba igual, para ellxs todo era correcto y normal”, comenta. “No sé si ese policía con el que me encontré tenía algún tipo de castigo ese día y por eso actuó así. Me pregunto de qué sirve denunciar si es la policía la que actúa de esta forma. ¿Llegaría eso a algún sitio?”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies