Personas migrantes y racializadas organizadas contra el racismo de Estado

Carteles de la convocatoria para la manifestación contra el racismo en Madrid el 12N / Rubén H. Bermúdez

El próximo día 12 de Noviembre, se celebrará en Madrid la que se espera sea una de las mayores manifestaciones contra el racismo del Estado español, una movilización organizada por personas migrantes y racializadas que coincidirá con la conmemoración del 25 aniversario del trágico asesinato racista de Lucrecia Pérez Matos, migrante dominicana asesinada por un guardia civil perteneciente a un grupo de extrema derecha. El 13 de noviembre de 1992, Lucrecia Pérez (33 años) era asesinada por ser negra.

La manifestación irá bajo el lema “POR UNA SOCIEDAD SIN RACISMO” y es una llamada a la unión de todas aquellas comunidades migrantes y racializadas que históricamente han sufrido el racismo en sus propias carnes y que a día de hoy continúan bajo el yugo del racismo estructural e institucional. La marcha no es el fin, sino un medio que busca unificar las diferentes organizaciones y colectivos migrantes y racializadas en la lucha contra el racismo. Por ello, a la cabeza de este evento estarán las comunidades: latinoamericana, caribeña, mora/musulmana, gitana, africana, afroespañola y asiática.

El objetivo, como repiten quienes organizan, es dar un golpe sobre la mesa para hacer llegar su mensaje y su voz al ámbito político e institucional, denunciando el racismo de Estado y dando un enfoque transformador a su posición como sujetos políticos en un sistema que no les reconoce como tal. Cambiando los roles de las organizaciones que tradicionalmente han venido desarrollando la lucha antirracista, y también, transformando esta lucha en un movimiento político, donde la gente migrante y racializada es protagonista. Sin desmerecer el trabajo, la participación y el apoyo de las personas no racializadas ni migrantes que sientan que incorporar el enfoque antirracista a sus agendas es la única forma de erradicar el racismo. Una manifestación que busca sacudir los pilares de un colonialismo y un racismo en los que se sustenta el Estado español.

Esta convocatoria está programada para el próximo Domingo día 12 de Noviembre a partir de las 17h, el recorrido será desde Cibeles hasta Sol. Para resumir y explicar el significado de la manifestación, hemos preguntado a varias de las personas partícipes en su organización:

¿En qué punto se podría decir que se encuentra la lucha contra el racismo y qué repercusión y alcance crees que tendrá la manifestación del 12N a corto y a largo plazo?

Youssef M. Ouled, periodista rifeño, miembro de uMMA (Movimiento Moro Antirracista): Nos encontramos en un contexto de auge del racismo en el que medidas defendidas por la extrema derecha ocupan la agenda de dirigentes de los diferentes espectros políticos. Fue durante el gobierno socialista cuando se aprobó la Ley de Extranjera y fue el gobierno del PSOE quien en 2005 instaló concertinas en Ceuta y Melilla. Tenemos un conflicto entre el Estado español y Catalunya que ha ayudado a generar el caldo de cultivo para que la extrema derecha, que siempre estuvo ahí, campe a sus anchas. Todas estas violencias se manifiestan sobre las personas migrantes y racializadas, sustentadas desde las instituciones, que en primera instancia es quien las fomenta, quien permite identificaciones raciales, redadas racistas, CIEs, deportaciones. Deja en un limbo a personas que son explotadas, vejadas y  violentadas sin derecho a quejarse ni denunciar porque no son considerados como humanos.

Las personas migrantes y racializadas somos conscientes de la posición en la que nos coloca este estado intrínsecamente racista. Conscientes que está determinación se hace en base a dónde nacemos, nuestro color de piel, la religión que profesamos… se trata de un sistema que se construye sobre nuestra negación. Vamos a coger todo aquello que nos niegan, nuestros propios cuerpos y salir a las calles el 12 de noviembre para decir basta, exigir y reivindicar el derecho a existir, sin que se nos de voz, porque ya la tenemos.

Julissa Jáuregui, politóloga de origen Peruano y activista por los derechos de las personas migrantes: Primero me gustaría recalcar que el racismo existe en este país, ya que según el relato oficial, en España no hay racismo sino que se reduce a cuestiones puntuales, casi anecdóticas, que minimizan lo que supone el racismo. Nosotras estamos analizando el racismo como una cuestión estructural, como un aparato arquitectónico que está compuesto de una serie de engranajes que se vale de unas políticas y medidas económicas, sociales, educativas etc. Como ejemplo la Ley de Extranjería que divide entre quienes tienen derechos y quienes no, una ley que está basada en un control y una exclusión que afecta a nuestras vidas.

Medidas como el real decreto Ley 16/2012 que deja a más de 8.000 mil personas migrantes fuera del derecho a la salud, la dificultad de homologación de títulos, la falta de derechos de las empleadas de hogar, las grandes tasas universitarias para las personas no nacionales, el hecho de que niños nacidos en territorio español no sean reconocidas como españoles y así un largo listado.

A corto plazo, creo que ya es un logro, porque somos las comunidades históricamente vulnerabilizadas, que no vulnerables, las que estamos organizando este proceso sin ningún tipo de permiso de una organización o institución. Que no acaba con la manifestación del día 12 de noviembre, sino que se proyecta como un ente político antirracista. Buscamos cambios profundos y estructurales, por ello, esta lucha es vista como un proceso a largo plazo para exigir que las personas migrantes y racializadas seamos reconocidas como sujetos políticos.

Yos Erchxs Piña Narváez, migrante, parte del equipo del 12N: Estamos dando pasos cortos. Es importante activar la memoria, recordar y entender que la lucha antirracista no es una lucha nueva. Es una lucha incluso ancestral. Es una lucha que empezó en 1492. Nosotras somos las descendientes de aquellxs que resistieron y empezaron la lucha contra la supremacía blanca. El 2017 tiene conexión con el pasado. No debemos olvidar la masacre colonial, las invasiones del Reino de España, los asesinatos en las fronteras y toda  la arquitectura legal y racista que construye el Estado español y Europeo para perseguir a cuerpos migrantes, negrxs, racializados. Actualmente estamos marchando porque tenemos prohibido olvidar. Para nosotrxs es importante que exista resonancia dentro de las distintas comunidades migrantes y racializadas. Es importante que nos organicemos contra toda la estructura racista que impide el desenvolvimiento de nuestras vidas. Particularmente tengo muchas expectativas. Siento que hay mucha efervescencia organizativa, muchas iniciativas de comunalidad. Siento que es un paso importante y pueden generarse redes en un corto y mediano plazo.

Ariel Carmona, miembro de Kale Amengue, organización romaní: Yo entiendo que hasta ahora se ha venido desarrollando un antirracismo moral, que se centraba en acabar con los prejuicios y no se enfoca en atacar todas las capas de la estructura social, que todas ellas son racistas. Creo que la manifestación ya está consiguiendo muchas cosas, entre ellas construir un antirracismo político en vez de uno moral; asumir las personas racializadas los puestos de liderazgo, generar un espacio autónomo no dependiente de la izquierda blanca. Esto a corto plazo, esperemos que aquí nazca un espacio donde nos podamos encontrar todas las personas racializadas y migrantes para generar espacios de resistencia frente a la violencia racista generada en todos los entornos de la sociedad.

Moha Gerehou, periodista y activista antirracista en SOS Racismo MadridLa lucha contra el racismo en el Estado español se encuentra en un punto cada vez más interesante. Las poblaciones migrantes y racializadas estamos tomando una mayor conciencia y la necesidad de unirnos para luchar juntos, atravesados por un mismo racismo que se manifiesta de forma diferente en las diferentes comunidades. Es una lucha común. A corto plazo, ese es el efecto, además de poner el foco en el racismo estructural. A largo plazo, esperemos sea un cambio real político y social.

Vemos que las personas racializadas y migrantes han pasado de ser vistas únicamente como victimas, de ocupar un segundo plano en la lucha contra el racismo a formar parte y liderar movimientos y colectivos ¿ Por qué es importante e imprescindible que el movimiento antirracista esté representado en su mayoría por personas racializadas?

Y. O: Porque todo este racismo institucional y estructural se vuelca contra nosotros. Es a las personas migrantes a quienes afecta la violencia de la leyes racistas, es a las personas racializadas a quien se encierra en guetos, se les criminaliza y se les tutela infantilizándoles, es a quienes se niega el derecho al voto a pesar de residir aquí, es a los musulmanes y a las musulmanas, a quienes se instrumentaliza hoy día para ejercer un mayor control sobre el resto de las comunidades, a quienes se criminalidad, a quienes se para por la calle o en el metro tras un atentado terrorista sucedido aquí o a cientos de kilómetros, quienes somos señalados en las aulas; partiendo de ahí, es desde donde reivindicamos el derecho a liderar nuestras luchas. Por supuesto, con el apoyo de todas esas personas que están ahí colaborando y luchando. Mi corta experiencia me ha demostrado que hay gente comprometida y que realiza una labor encomiable.

J: Debe ser representada, defendida y construida por las personas racializadas, para crear otro relato en el que se nos deje de contemplar como personas débiles, vulnerables, víctimas o de aparecer únicamente en actos, programas e informes a través de testimonios donde se nos pide que relatemos el acto racista o la violación de derechos que hayamos sufrido. Este relato en el que se nos presenta de esta manera lo único que hace es perpetuar esta imagen victimista deslegitimándonos, por tanto, de ser capaces de crear una alternativa, de crear un programa y discurso político, de defender por nosotras mismas nuestros derechos.

Y: Pienso que hay que acabar con el complejo industrial del salvador blanco. Ese síndrome filantrópico euroblanco “que pretende salvarnos”, hablar por nosotrxs y tutelar nuestras luchas. Ese gesto de infantilización es un gesto racista, que llevan muchos grupos blancos, de izquierdas  u ong`s -puede ser con muy buenas intenciones- pero que pretende restarnos agencia como sujetos políticos. Esta es una marcha que nace desde la propia piel. Eso quiere decir que somos nosotrxs quienes vivimos a diario situaciones racistas, somos nosotrxs quienes atravesamos fronteras y nos enfrentamos al andamiaje de obstáculos presente en las instituciones y leyes que conforman este estado ¿quién mejor que nosotrxs para agenciar esta lucha? 

A: Lo primero y más evidente es porque somos nosotros quienes sufrimos las consecuencias del racismo. Porque a través de estos liderazgos asumimos roles que siempre han estado vetados para nosotros y porque somos los únicos capaces de organizar a nuestra gente, que son los que realmente van a luchar contra el racismo.

M: El punto de inflexión de esta mani es que somos las personas migrantes y racializadas las que estamos en el frente, no se cuestiona que la lucha feminista sea liderada por mujeres, pero a nosotros se nos cuestiona. Pero vamos a tomar el liderazgo, por eso no vamos a pedir permiso, vamos a tomar este espacio, más allá del racismo cotidiano damos un paso que nos lleve a soluciones reales.  

En una manifestación como la que va a tener lugar el 12N, el ideal sería que la participación de todas las diversas comunidades que van a conformar esta convocatoria, fuera de un porcentaje elevado. Pero sabemos que muchas personas, a la hora de plantearse asistir a este evento, entre otras cosas, se encuentran con el problema de una situación irregular en el estado español.

Y. O: El 12 de noviembre es el final de las luchas que el sistema se ha encargado de dividir, luchas legítimas, pero que se han llevado por separado. Será, esperemos, el inicio de un trabajo en conjunto que tendrá la finalidad que hemos citado antes. Por supuesto ese trabajo no solo será de cara hacia fuera de nuestras comunidades sino que hay un trabajo por implicar a todas las personas de dentro que no se sienten parte, o porque su tiempo y fuerzas no se lo permiten, precisamente por unas leyes desiguales que les consumen. Ese trabajo conjunto ya se está desarrollando, nos estamos reuniendo en asambleas, trabajando, debatiendo, es algo que ya está ahí. Uno de esos trabajos será garantizar a los compañeros y compañeras que se encuentren en situación administrativa irregular poder participar sin ser detenidos, encerrados o deportados, porque eso es contra lo que luchamos.

J: Exacto, hay muchas personas que están en situación administrativa “irregular” que no asistirán no porque no quieran sino porque hacerlo en cierto modo se arriesgan a que les pidan los papeles, esas son las fronteras internas que crea la Ley de Extranjería. Esto también se extiende, por ejemplo, a las mujeres migrantes que trabajan en el servicio doméstico y de cuidados quienes lo hacen con jornadas infinitas y en condiciones precarias, agravándose aún más si están en régimen interno, con esos horarios es muy complicado que puedan participar en actividades. Muchas veces el análisis que se ha hecho desde las organizaciones blancas que convocaban acciones o manifestaciones era que no participamos, que no teníamos interés, pero no se cuestionaban sus privilegios que les permitían asistir como sus horarios de trabajo, el no tener el inconveniente de los “papeles” o que para ellas no supone un problema el pagar un billete de metro para acudir.

M: Vamos a intentar garantizar que todas personas puedan venir a reclamar sus derechos sin riesgo de ser deportados o encerrados en un CIE, queremos conformar una sociedad en la que no sea necesario crear protocolos de actuación para contrarrestar la falta de libertad de movimiento, ese el objetivo.

Como parte de colectivos y comunidades racializadas que van a hacer que el 12N sea posible ¿cómo convencerías o cómo es el mensaje que enviarías a la población de las comunidades a las que de alguna forma representáis, a todas aquellas personas que duden, ya sea por miedo o por mero desconocimiento, para explicarles la importancia de su participación en esta convocatoria?

Y.O: No me siento representante de ninguna colectividad, como moro, les diría que es el momento de decir basta a todas y cada una de las violencias racistas que determinan nuestras vidas. Creo que el convencimiento ya lo tienen, solo hace falta que demos el paso y ver la fuerza que tenemos y que somos capaces de cambiar las cosas, merece la pena luchar por ello.

J: El mensaje que he enviado a lxs compañerxs de diversos colectivos en el que participo es que esta construcción de proyecto político se hace desde un plano de reconocimiento horizontal de las comunidades racializadas que participamos y que deberíamos hacer lo posible para sumarnos, teniendo en cuenta las fuerzas que tenemos, ya que es hora de que seamos nosotrxs lxs que tomemos esta lucha y seamos también nosotrxs mismas lxs que propongamos y construyamos este proyecto antirracista. En una de las asambleas que tuvimos hablamos también de la necesidad de llegar a otras personas que no están en estos espacios esto es un proceso largo por eso mismo esto no acaba el 12N.

Y: Transitar en el espacio público es un privilegio blanco. Hablar, o incluso twittear, implica exponernos y más en una sociedad que monitorea nuestros cuerpxs y nuestras voces. Es complejo, es difícil deshacernos del miedo en contexto de sobrevigilancia y más cuando somos cuerpxs de sospecha y cuerpxs criminalizables. La ley de extranjería está pensada para ello, para ser cuerpos de sospecha y criminalizables. Es una situación difícil, nada nueva. Esta ley está desde 1985. Y tenemos que aprender de generaciones pasadas. En este sentido, el llamado es para transitar juntas, en resistencia, acompañadxs unxs a otrxs, en tranquilidad con digna rabia y también con la alegría que habita en nosotrxs. Es un momento difícil y desbordante de nacionalismos, de derecha y de endurecimiento de las políticas migratorias en Europa. Siento que debemos sumar fuerzas para pensar e imaginar nuestras vidas en otros escenarios visibles, donde agrietamos estructuras de la supremacía blanca que limitan nuestra vidas. Como dije al principio esta no es una lucha de hoy, nuestras abuelas y abuelos también resistieron. Suelo ser poco optimista, pero recuerdo las palabras de una amiga negra que decía: “nuestra venganza es vivir”. Y este momento puede juntar muchas energías y fuerzas para dibujar otras formas de vivir, en colectivo.

A: como gitano, solo puedo ofrecer todo mi cuidado a las hermanas y hermanos que puedan ser atacados por el sistema. Y decirles a todos que solo nuestra unión puede ser lo suficientemente fuerte para reclamar lo que es nuestro. Que el 12N es solo el principio, que nos queda una larga marcha hasta conseguir que se reconozcan nuestros derechos, pero que solo juntos podremos lograr terminarla.

M: Más que mandar el mensaje creo que debemos trabajar en llevar el discurso a nuestras comunidades, un debate sobre una transformación social y política, que nos englobe a todas las personas que la conformamos, por ejemplo, a las personas negras nacidas aquí o nacidas fuera del Estado español.

¿Quienes son las personas y organizaciones responsables de que el 12N sea posible y como ha sido el trabajo realizado para llevar todo esto a cabo?

Y.O: Llevamos semanas reuniéndonos en asambleas, aportando ideas, debatiéndolas aunque no con toda la pausa que nos gustaría, pues nuestro objetivo ahora es el 12N. Hemos dividido las tareas en diferentes grupos de trabajo, muchas personas que no nos conocíamos de nada hace unos días hoy estamos trabajando codo con codo para preparar la manifestación porque compartimos esas opresiones y divisiones impuestas desde el estado. Son esas personas las que están detrás de este proyecto, que en representación de diferentes colectivos o a título individual trabajamos para que salga adelante.

J: Somos un grupo de personas migrantes, racializadas, procedentes de distintas comunidades: latinoamericana, africana, afrodescendiente, gitana, mora/musulmana, asiática, algunas de nosotras participamos en colectivos, asociaciones y otras por ejemplo no, es un grupo heterogéneo que enriquece el contenido de este proyecto. El trabajo es asambleario, hemos creado una serie de comisiones para poder coordinarlo mejor. Los avances de las comisiones se exponen en común para que todxs podamos estar en conocimiento de lo que se está haciendo en los diferentes grupos de trabajo.

Y: Somos personas que vinimos desde distintas luchas y trayectorias. Comunidades de migrantes, afrodescendientes, comunidad gitana, mora, asiática, comunidades racializadas en general. También de distintas generaciones. Siento que es importante esto, la vinculación de distintos tiempos y experiencias de vida. Me ha gustado estar en las asambleas y escuchar personas de otras generaciones, que llevan 10 o más de 20 años resistiendo como migrantes en distintos momentos acá en el Estado Español. Eso es muy lindo y enriquecedor. Tenemos mucho que aprender aún. Nos hemos organizado en distintas comisiones de acuerdo a nuestros intereses y los objetivos de la marcha, esto ha permitido el debate y la discusión a distintas escalas. Incluso para el día 11N queremos hacer una mesa de discusión y debate, el tema central sería: una política de antirracismo radical. esa discusión es larga, intensa, implica mucha fuerza y revisión de nuestras historias. Son discusiones que no se acaban en esta marcha y dan pie para que tras el 12N volvamos a encontrarnos.

A: Creo que han participado muchas personas y colectivos diferentes, en su mayoría racializados. Ha sido un trabajo muy grande, todo se divide en varias comisiones en el que todas las personas aportamos algo, con esfuerzo y dedicación. Este domingo podremos ver el resultado.

M: Desde el primer momento hemos enfatizado en quienes somos las personas que trabajamos en esta movilización, algunos venimos de diferentes colectivos, bien a nivel individual o colectivo, como personas migrantes y racializadas, desde ahí queremos movilizar a la población. Ha sido un trabajo largo y nada fácil, pero que seguro redundará a la larga en una sociedad mejor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies