Cuando hay alternativa no hay manta

Colecciones de la marca Top Manta en la tienda del Sindicato / Youssef Ouled

Si hay alternativa no hay manta. Si no hay manta no hay manteros, hay una persona al otro lado de la deshumanización política y mediática a la que nos tienen acostumbrados. Personas con iniciativa, con ganas de trabajar, de prosperar, de dejar de sobrevivir para comenzar a vivir. Ejemplo de ello es el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona que acaba de lanzar su primera colección de moda bajo la marca Top Manta, presentada en julio de 2017. Su fin, mejorar sus condiciones de vida como colectivo, porque nadie quiere dedicarse a la venta ambulante si tiene otra alternativa. Su sueño, sacar de la calle a todos los colectivos marginados de la ciudad. Los beneficios de este proyecto se destinarán a vivienda, salud, cobertura legal y mantener una actividad antirracista constante.

Por eso han iniciado una captación de cofinanciadores que les permita arrancar su proyecto de empresa social dentro del mundo de la moda, empleando para ello un micromecenazgo en el que todo el mundo puede participar en la medida que le sea posible. Como explican en esta web de goteo.org: “Tú decides la cuantía de tu aportación en la cofinanciación y tú decides la recompensa o recompensas.”

Su intención era alcanzar un mínimo necesario de 20.098€ para poder iniciar esta actividad el mismo día de conseguirlo, cosa que ya ha sucedido puesto que la cifra fue alcanzada en menos de una semana y están a punto de conseguir el óptimo. Ahora mismo se encuentran trabajando en las recompensas que se ofrecen en la web para todas esas personas que participan en la financiación. Son los primeros pasos para mejorar las vidas de quienes andan sobrados de ganas de crear y seguir luchando por el mayor de sus sueños, el derecho a trabajar.

“Luchamos contra la explotación laboral mundial de las multinacionales, por eso nuestra actividad se enmarca en el trabajo justo y la venta justa”, L. B.

¿En qué consiste el proyecto?

Lamine Bathily es uno de los portavoces del sindicato, lleva diez años trabajando en la manta: “El Sindicato tiene muchos proyectos, este es uno de ellos y por eso hemos abierto el crowdfunding. Ropa legal, hecha por gente ilegal está integrado por unas veinte personas. Hay cinco que estampan las camisetas, cinco que diseña, otros llevan la tienda, también otros se encargan de coser las prendas, otro se encarga de las redes sociales y la web, este es un proyecto pensado a futuro con el fin de crear una cooperativa, para que los compañeros que están dentro que son considerados ilegales puedan llegar a ser legales. Se puede participar de diferentes formas, incluso si tienes un colectivo que quiere hacer sus propias camisetas puedes enviarnos el diseño y nosotros nos encargamos del resto.”

“Hay personas que cosen diseños africanos porque no solo queremos mostrar un producto que exprese nuestro trabajo, sino también nuestras raíces, transmitir la cultura africana en lo que elaboramos. Tenemos muchas cosas que sacar, por ejemplo, las camisetas de muchos colores, porque África es color y cuando hablamos de África hablamos de colores, quienes coserán esas camisetas son los propios compañeros. Tenemos experiencia y ganas, vamos a seguir trabajando, ya tenemos el diseño de unas bambas, pero poco a poco”.

Lamine Sarr otro de los portavoces del sindicato, lleva desde el año 2006 dedicándose a la venta ambulante alternando con trabajos en el campo. Objetivo de las políticas racistas fue deportado en el año 2011 pero consiguió regresar un tiempo después: “El fin es montar una cooperativa que se encargue de muchos oficios, porque todos teníamos otros oficios en nuestros países. Top Manta no es una marca capitalista, es una marca de resistencia y solidaridad, no vamos  a trabajar y pensar en lo económico, no tenemos ese pensamiento, es una marca social que busca cambiar nuestras condiciones de vida. Para acabar contra el sistema hay que trabajar en contra de la explotación y la tortura a las que nos condena el mercado laboral”

“Decimos que somos ilegales porque la ley de Extranjería no nos deja ser lo contrario”

¿Ropa legal hecha por gente ilegal?

L. B: “Ropa legal hecha por gente ilegal porque somos ilegales, las leyes nos definen así, leyes racistas que nos discriminan. La venta ambulante es un círculo que te encierra en esa ilegalidad porque si te pilla la policía tienes antecedentes que te impiden acceder a una situación de regularidad, la ley mordaza te dice que si tienes antecedentes has de esperar tres años para poder acceder a esta regularización, durante esos tres años tienes que pagar alquileres, comer… y acabas volviendo a la manta, volverás a ser detenido y continúas en un círculo vicioso del que no puedes salir. Lo que quiere decir este proyecto es que somos esas personas, las que la ley ilegaliza quienes hacemos lo legal”

L. S: ““Es un nombre que no ha gustado, pero es que es la realidad, sabemos que no somos ilegales, nadie es ilegal, pero se nos considera personas ilegales y por eso lo decimos. Estoy aquí desde 2006 y todavía no tengo documentación por lo que no tengo derecho a la libre circulación, no tengo derecho a trabajar, no tengo derecho a ser un ciudadano, por eso decimos que somos ilegales porque la ley de Extranjería no nos deja ser lo contrario. Queremos que la gente se pregunte, cómo que gente ilegal, que se cuestione el funcionamiento de esas leyes racistas que impide a seres humanos serlo.”

¿Cómo os arropáis en el Sindicato?

L. B: “Como sindicato hemos luchado y hecho muchas cosas, antes no había nada, solo un precipicio ante las agresiones, los golpes, la discriminación, una vez nos organizamos decidimos que si nos tocan a uno, nos tocan a todos. Hemos entendido que es el paso para desmontar y desmentir las acusaciones contra los manteros, la criminalización, la relación con las mafias, la asociación de los medios constantemente con la violencia. Ante esa manipulación nos organizamos, combatimos esos discursos y además les decimos que hay que hablar también de lo que Europa ha hecho a África. ¿Por qué hay inmigrantes? Si Europa no hubiera acudido a nuestros países a llevarse nuestras materias no estaríamos aquí, todavía hoy continúan. Muchos de los compañeros manteros eran pescadores en sus países, porque los barcos europeos nos han quitado nuestro medio de vida y luego cuando llegas a España te dicen que eres tú quien les quita el trabajo. Nos han echado y cuando llegamos nos impiden trabajar. No es comprensible que haya manteros que llevan 15 años sin papeles. Contra todo eso luchamos como colectivo. Nadie ha soñado con la manta, es supervivencia.”

L. S: “Hacemos charlas y una labor de sensibilización para que se entienda y conozca esto, al mismo tiempo, nos estamos organizando más allá de Barcelona, por todo el país. Queremos transformar esta sociedad de la que formamos parte. Pero desde el principio sabíamos que no es suficiente sensibilizar, que hacía falta ejercer una resistencia más directa y este proyecto es ejemplo de ello. Estamos muy ilusionados con el éxito del micromecenazgo [explica visiblemente emocionado], porque además de quienes discriminan están quienes quieren acabar con las discriminaciones, es a esas personas a las que agradecemos su solidaridad y apoyo”.

¿Cambio con el Ayuntamiento del cambio?

L. B: “El Ayuntamiento no ha cambiado, nosotros le hemos cambiado, porque hemos estado aquí con gobiernos del PSC, CIU y con el actual, son iguales todos, la diferencia ha sido que ahora estamos organizados. Por eso digo que sí, se han dado pasos importantes, se han introducido cambios, diálogo, pero ha sido por nuestra lucha y por eso vamos a seguir luchando porque las leyes racistas y la discriminación continúan ahí.”

L. S: “Desde que fundamos el sindicato en el año 2015 hemos hecho luchado en la calle y eso nos ha permitido entrar en diálogo con el Ayuntamiento y que se seleccionara a personas dedicadas a la venta ambulante para su participación en la creación de un sistema cooperativo de intervención social en el marco de los planes de empleo dedicados a los manteros. La realidad es que si no puedes trabajar acabas en la manta, en la calle cada vez hay más policía, hay un aumento de las persecuciones policiales cada año, pero sobre todo estas se incrementan durante el verano. Acabo de recoger una citación de un juicio, por una causa creada, digo creada porque sabían que nos dedicábamos a la venta ambulante y entraron en nuestra casa, detuvieron a siete manteros y nos acusaron de organización criminal. Es una manipulación y criminalización constante, el hostigamiento, las multas y juicios, siempre han estado ahí y aún continúan. Por eso seguimos luchando”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies