“Pensé que sería mi último día”, adolescentes negros después de ser detenidos a punta de pistola tras denuncia falsa

Brianna Lindell, autora del video viral vía Facebook

El pasado 10 de julio alguien hizo una llamada a la policía alegando que cuatro jóvenes negros de entre 9 y 12 años que se encontraban en un parque de Minnesota (EE.UU) estaban armados. La policía, que no tardó en llegar al lugar de los hechos, esposó y detuvo a los adolescentes llegando a apuntarles con sus pistolas en la cara, extremo en un principio negado y reconocido tras la denuncias de testigos que presenciaron lo sucedido.

Ocurrió en Minnehaha Falls, Minneapolis, varios testigos explican que un varón blanco estaba lanzando insultos y agrediendo a este grupo de chavales que jugaba en el parque. Según los testigos, el hombre blanco cuya identidad es desconocida portaba un cuchillo y un palo mientras lanzaba insultos racistas contra ellos.

Según fuentes policiales las personas que se encontraban cerca intervinieron y el varón blanco huyó, pero antes, una mujer blanca, según los testigos, llamó al 911 para comentar a la policía que los jóvenes somalíes-estadounidenses llevaban armas. Un video hecho público por Brianna Lindell en su página de Facebook y que sacó a la luz los hechos, muestra como una vez que llega la policía detiene a los adolescentes de forma desproporcionada llegando a poner en peligro sus vidas.

“Cuando llegaron los policías, simplemente nos pusieron las pistolas en la cara.”

A principios de esta semana, el Consejo de Relaciones Estadounidense-Islámicas (CAIR-MN por sus siglas en inglés) celebró una conferencia de prensa que permitió a los chicos afectados dar su versión de los hechos. “Estaba en el parque, tratando de pasar un buen día con mis amigos”, comentó Adam Guffe uno de ellos, “este niño blanco acaba de venir a nosotros diciendo insultos racistas hacia nosotros. Cuando llegaron los policías, simplemente nos pusieron las pistolas en la cara. Me sentí discriminado. Sentí que esto no debería suceder. Espero que nunca vuelva a pasarle a nadie”, agregó este joven.

La Policía de Park inicialmente afirmó que los oficiales que acudieron al lugar de los hechos solo “desenfundaron” su arma, pero no apuntaron con ella a los menores. Más tarde se retractaron y admitieron que al menos un arma se uso para apuntar en “la dirección” de los cuatro adolescentes, ninguno de los cuales supera los dieciséis años.

“Me sacaron un arma en la cara y tenía miedo”, explicó Sohaib Ahmed, de 14 años. “Uno estaba temblando y tenía miedo de que me fuera a disparar. Pensé que sería mi último día en el mundo”, comenta Abdijabar Ahmed, con tan solo 13 años.

Según informaciones del digital The Root, la Policía de Minnesota Park ha contratado a un equipo legal externo para investigar la conducta de los agentes de policía. “La forma en que se trató a nuestros hijos es infrahumana”, dijo la madre de Adam, Sirat Guffe. “Trataron a nuestros hijos como si fueran delincuentes o matones. Nuestros hijos no son terroristas, no son gánsteres. Ellos no son criminales. La forma en que sucedió este incidente realmente ha afectado a nuestra familia. Todavía nos sentimos deprimidos y enfermos por este incidente”.

Los cuatro niños forman parte de la comunidad musulmana somalí de Minneapolis. Los investigadores todavía no han podido rastrear a quien llamó al 911, la chica que hizo la llamada de emergencia falsa. La policía explica que “la investigación sobre los orígenes y la validez de la llamada inicial está en curso”.

Jaylani Hussein, un portavoz del Consejo de Relaciones Estadounidense-Islámicas, subrayó la intensidad y el peligro de la situación y explicó que lo que “comenzó como un crimen de odio, fue duplicado por la policía con una situación horrible y atemorizante”.

El racismo como excusa

En los últimos meses, hombres y mujeres blancas han llamado a la policía para alertar sobre civiles negros por casos arbitrarios. Según el digital Vibe.com , una estudiante negra en la Universidad de Yale recibió la visita de la policía por dormir en las zonas comunes de los dormitorios tras la llamada de una estudiante blanca, mientras que otra mujer blanca llamó a las autoridades debido a que había una niña negra de 8 años se encontraba vendiendo agua en la calle. A principios de mes una vecina de Ohio denunciaba en otro video viral como sus vecina llamó a la policía porque dos niños afroamericanos que le cortaban el césped, se equivocaron y cortaron parte del jardín contiguo. ¿Llamarían a la policía en todos los casos nombrados si los denunciados fueran blancos?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies