#TenemosQueDecirlo aunque sea políticamente incorrecto

Imagen de Pablo Casado / Redes Sociales

O lo que es lo mismo, tenemos que decirlo aunque sea racista lo que se siga, qué importa si lo que está en juego es la vida de miles de personas del Sur global, que importa el odio que se genere, el miedo… si todo ello sirve para aparecer en la palestra de la opinión pública. Imaginamos que algo así habrá pensado Pablo Casado al demostrar lo que en el Partido Popular vienen demostrándonos desde su génesis, que son un partido anti-inmigración y racistas. A quienes arquean las cejas os decimos que estar a favor de la inmigración solo cuando esta es necesaria para la obra,  el PIB, la economía, las pensiones, también Es Racismo.

Os habéis cuestionado que esos discursos utilitaristas tan ampliamente empleados por la izquierda blanca solo contribuyen a alimentar el supremacismo, se han cuestionado quienes hablan de los beneficios de la inmigración para contrarrestar los discursos racistas, que con ello están diciendo una vez más, que es Europa quien decide quien tiene derechos y lo hace en función de lo que puedan aportar. ¿Se aplicarían así mismo esta lógica?

Y mientras el progresismo y la izquierda blanca anda perdida en los discursos pro-inmigración útil, sin saber confrontar el racismo y fascismo en auge, (también en sus filas y discuros) cuestionando incluso la existencia propia de una jerarquía racista en las sociedades modernas, el fascismo avanza. Aunque no ha hecho falta de su avance para amenazar y decidir las vidas migrantes, las vidas racializadas. Eso ya lo ha hecho y lo hace la institucionalización del racismo. Porque cuando el fascismo no estaba en auge, ni en estado durmiente esperando su momento, el racismo ya estaba ahí persiguiendo, criminalizando, encerrando, separando familias, disparando en Tarajal, matando.

Al tiempo que, los partidos de corte xenófobo y racista como VOX, Ciudadanos o el PP se disputan un espacio político que encajaría sin retoques en la Alemania de hace poco más de cien años. Es precisamente en Alemania donde las fuerzas políticas fascistas y racistas irrumpen, es en la Italia que venció el fascismo de Mussolini en la que hoy gobierna su pariente ideológico. Es en Eslovaquia, en Ucrania, en Polonia donde se dan pogromos antigitanos, es en España donde existen vallas y cuchillas, un mar empleado como arma letal y como fosa común.

Es la Europa que se encamina a la Alemania de hace un siglo. Recordamos entonces, como dijo Aimé Cesaire, “Europa es indefendible”. Para el poeta y político matiquinés, lo que el nazismo le hizo a Europa, Europa ya se lo había hecho a los países colonizados. Lo que el fascismo le está haciendo a Europa hoy, es lo que Europa ha hecho (y hace) con su racismo a las comunidades racializadas, más aún cuando fascismo y racismo se alían, porque el objetivo principal de los fascismos de hoy son las poblaciones racializadas.

El tiempo exige posicionamientos claros, sin vacilaciones, sin argumentaciones utilitaristas y críticos con este sistema que se encamina hacia lo peor. Es por eso que desde Es Racismo lanzamos #TenemosQueDecirlo, como Pablo Casado, pero siendo correctos y llamando a las cosas por su nombre, porque si busca mantener el privilegio del Norte sobre las espaldas del Sur, si inferioriza, si instrumentaliza… en definitiva, si parece racismo, #EsRacismo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies