12 de octubre: celebrar el genocidio, continuar el expolio

1992 y la blanquitud sigue matando, manifestación en Madrid / Najim Ouled
1492 y la blanquitud sigue matando, manifestación en Madrid / Najim Ouled

12 de Octubre de 2018: La televisión está encendida y la historia oficial se cuenta sola: el  Rey que luce sus mejores galas, desfila orgulloso por el Paseo de la Castellana mientras escucha los vítores de aquellos y aquellas que han madrugado para verle de cerca. En bucle, primeros planos de banderines de tres euros comprados en el bazar de aquel que siendo asiático tiene que aguantar por quinta vez en el día que le llamen “chino” aunque  no lo sea. En el cielo, las cámaras enfocan la tecnología puntera de los cazas F-18 [orgullo español made in USA]. En el suelo “honor y gloria a los caídos” acompañado de más planos de banderas ondeantes, mientras los cuerpos de seguridad [que encierran y torturan a nuestros hermanos y hermanas] lucen sus flamantes vehículos todoterreno. Los políticos comparecen en sus coches blindados, izquierda y derecha olvidan sus roces y sus diferencias [si es que alguna queda] mientras charlan distendidamente esperando el momento de la foto. El orgullo nacional se respira por cada rincón y España celebra la efeméride histórica de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos.

Sin embargo, esa “proyección lingüística y cultural” de la que aún hoy España presume, es una edulcorada forma de describir las políticas racistas y neoliberales de las empresas españolas transnacionales que a día de hoy siguen violando Latinoamérica. Así, bajo marcos normativos y mecanismos jurídicos de privilegio, el IBEX 35 (que es de donde nacen éstas empresas transnacionales extractivistas) ocupa con sus proyectos (mineros, petroleros, hidroeléctricos, agroindustriales, etc.) localizaciones geoestratégicas que le garantizan beneficios económicos billonarios.

El reciente informe de Ecologistas en Acción, es una mirada a esas políticas económicas neoliberales profundamente colonizadoras e intrínsecamente racistas que a día de hoy España sigue ejecutando en América Latina. Estas empresas, que siguen las mismas lógicas de deshumanización y colonización de antaño, niegan la existencia de comunidades indígenas que llevan siglos resistiendo la opresión. Un ejemplo claro de ello es la transnacional española Repsol en Perú, que ha desaparecido, literalmente, a dos comunidades indígenas. También la extractivista española ACS en Guatemala que bajo sus intereses hidroeléctricos ha secado el río Cahabón, principal fuente de subsistencia de los pueblos originarios que habitaban la zona. Por su parte, transnacionales españolas como Iberdrola, Gas Natural , Acciona y Renovalia en Tehuantepec (Mexico) llevan años produciendo daños socioecológicos irreparables.

Pero –¡No nos pongamos dramáticos, que hoy es fiesta!- nos dirán [y nos dicen] quienes invalidando nuestro dolor prefieren tragarse la milonga de que el éxito empresarial de España en América Latina nace del esfuerzo, la dedicación y el talento. Señores y señoras, ustedes han comprado el mito europeo de la opulencia basado en la meritocracia, pero nosotros no. La situación de privilegio del norte es inversamente proporcional al expolio que éste ha ejercido (y ejerce) sobre el sur. Un expolio construido bajo los pilares de la racialización, a partir de la cual se ha articulado la dominación, la opresión y el genocidio de un continente entero que todavía sangra.

Y así seguimos, como diría Galeano: los nadies, los ningunos, los ninguneados, soñando con que algún mágico día vuelva la buena suerte. Pero la buena suerte no llega y los colonos se quedan. La resistencia, la lucha y la dignidad se han convertido en nuestro camino y en nuestra sentencia. Los mismos que atentan contra nuestros pueblos nos aplican leyes antiterroristas por defender la vida y la tierra (ver caso de Facundo Jones Huala y Moira Millan) y cada vez son más frecuentes las desapariciones forzadas (ver caso Santiago Maldonado), los suicidios forzados (ver caso de Alejandro Castro y Macarena Valdés) y las muertes anunciadas (ver caso de Berta Cáceres, Nicolasa Quintreman o Guadalupe Campanur).

Pero a este lado del charco, la historia oficial nada sabe y nada quiere saber de lo que ocurre más allá de la frontera. De puertas a dentro, la historia oficial jamás nos tiene en cuenta. Sin embargo, nuestra realidad existe aunque no se cuente. Así, convivimos con una Ley de Extranjería que nos criminaliza, nos discrimina y nos segrega, sobrevivimos como podemos a las redadas racistas, a los encarcelamientos y a las deportaciones exprés. Soportamos vejaciones e insultos en los espacios más cotidianos que nos llevan a una frustración profunda difícil de soportar. Y tenemos que aguantar como cada día, nuestros cuerpos son utilizados por los políticos de turno que, en el mejor de los casos, desde su posición de privilegio blanco aplican su racismo epistemológico en el que nos explican que el problema de fondo es una cuestión de clase y no una cuestión racial.

Así que disculpen si hoy no tenemos el cuerpo para la fiesta, pero es que estamos ocupados reclamando justicia, señalando el despojo, visibilizando el racismo, recuperando nuestras identidades, descolonizando nuestras mentes, recuperando nuestro sitio en esta sociedad, porque el futuro viene…

Lento pero viene
el futuro se acerca
despacio
pero viene
sin hacer mucho ruido
cuidando sobre todo
los sueños prohibidos

lento pero viene
el futuro real
el mismo que inventamos
nosotros y el azar
cada vez más nosotros
y menos el azar

(Benedetti)

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies