Fronteras intramuros

Mi nombre es Wassima,  tengo 30 años y llevó casi 11 años en España. Últimamente he empezado a buscar trabajo, después de haber estudiado la E.S.O. y uno curso de profesionalidad. En las pocas ocasiones en las que me citaron para una entrevista siempre he ido sin hiyab, pero la última entrevista que tuve el pasado jueves, decidí llevarlo.

Nada más comenzar, el entrevistador me dio a entender con su mirada que me quedaba fuera de proceso de selección. Éramos tres chicas en la sala, nos dieron una hoja para que la rellenáramos. Fui la primera en llegar, pero me tomé mi tiempo para responder a las preguntas. Una de las chicas acabó antes, recogieron su hoja y la acompañaron a una oficina para la entrevista posterior. En cambio cuando yo acabé la secretaria cogió mi hoja y me dijo:

– ¿Has puesto tu número de teléfono?

– Yo: sí, arriba!!

Y me dice, “muy bien, así te podremos llamar en caso de que sigas en el proceso”. Entonces, les pregunté si no me iban a entrevistar ahora como a la otra chica, a lo que respondió que no. En este momento lo único que pude hacer fue sonreír y despedirme con un “vale, adiós”. Durante el resto del día se me ha quedado esa risa tonta pegada, pero después, me llenó la rabia y la impotencia.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies