“¡CIE NO!” El grito de cientos de voces

Una guitarra, un micrófono y sororidad frente al Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche en Madrid. El lugar creado para la represión y el control de la población migrante se encontró con amor, empatía y cientos de personas concentradas para exigir, con la voz como herramienta, su cierre.

Los CIE, son el último eslabón del racismo institucional con el que se encuentran los migrantes que tienen una situación de irregularidad administrativa en este sistema excluyente en el que nos encontramos. Después de vivir la marginación social, la persecución policial, los impedimentos laborales y la privación de sus movimientos, las personas allí encerradas ven como sus derechos humanos se ven reducidos a la nada. No pueden recibir visitas de sus familiares, con la dura secuela psicológica que esto conlleva y cuando han podido hacerlo, las familias han recibido un trato vejatorio. Se encuentran hacinados en habitaciones de literas, sin acceso a la calefacción en invierno, sin asistencia sanitaria permanente, no se garantiza el derecho a la intimidad en los reconocimientos médicos y no se adoptan medidas médicas especiales en el caso de mujeres embarazadas o ancianos, a ello, hay que añadirle el trato humillante y vejatorio, además de las torturas físicas y psicológicas a las que estas personas tienen que hacer frente hasta que la administración decida que hace con ellos. Situaciones que hacen incomprensibles que los CIES sean legales.

Concentración frente al CIE en Aluche / Esther Gómez Portillo

El manifiesto leído por quienes allí se concentraron se condenó con contundencia su existencia, defendiendo la diversidad frente a la división simbólica y física que suponen estos lugares, la convivencia frente a la criminalización de quienes son allí encerrados sin haber cometido ningún delito. También hubo lugar para el recuerdo a Samba Martine, muerta hace ya ocho años  sin que su muerte entre esas paredes tuviese ningún culpable (como ha sucedido con otros muchos internos), se escucharon las experiencias personales de mujeres migrantes y al grito de “ningún ser humano es ilegal”, se exigió el fin de los CIEs y la derogación de la Ley de Extranjería, que permita a las personas migrar con libertad y de forma segura, sin que vean peligrar su vida.


No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies