La factura de pasar 23 días en el hospital

María (nombre ficticio) acaba de pasar 23 días en el Hospital 12 de Octubre, en Madrid, por una infección de COVID-19 que desembocó en una neumonía. Acudió al hospital porque los médicos le insistieron en que, a la mínima décima, al mínimo malestar, tendría que acudir a emergencias, debido a otra enfermedad que padece – el síndrome mielodisplásico, un tipo de cáncer sanguíneo grave que debilita su sistema inmune y que le requiere transfusiones periódicas de sangre. Ahora espera su recuperación definitiva de la COVID-19 para poder someterse al trasplante de médula que necesita.  Y le han dicho que le van a pasar la factura por estos servicios. 

El derecho a la asistencia sanitaria está concedido por el Real Decreto 7/2018, que establece que las personas con residencia no regularizada en España tienen derecho a la sanidad a cargo de fondos públicos

En el hospital, le indicaron que debe acudir a su centro de salud porque desde el 25 de mayo tiene de baja el código DAR – la vía creada por el Servicio Madrileño de Salud para incluir en su sistema a aquellos pacientes que se encuentran en situación irregular en España para acceder a la asistencia sanitaria – y que desde ese día le van a facturar. 

El derecho a la asistencia sanitaria está concedido por el Real Decreto 7/2018, que establece que las personas con residencia no regularizada en España tienen derecho a la sanidad a cargo de fondos públicos siempre que acrediten o llevar en el país más de tres meses o presentar un informe de los servicios sociales que acredite la residencia en España y la falta de recursos económicos. 

María lleva desde el año pasado en situación irregular. Había vivido en España antes, de 2004 a 2014, los primeros años en situación irregular, cuando trabajaba como empleada doméstica para varios futbolistas de equipos profesionales de Madrid, y luego, consiguió regularizar su situación, y trabajó durante siete años como secretaria en un despacho de abogados de Madrid. 

Quería obtener la nacionalidad y convalidar su título de fisioterapeuta, pero en octubre de 2014 su madre enfermó y María se fue de España para cuidarla. Tenía que renovar la residencia y pedir la nacionalidad en abril de 2015, pero a causa de la mala salud de su madre, no pudo venir a España para gestionarlo, y tuvo que renunciar a todo lo que había conseguido avanzar con ese proceso. 

María obtuvo en diciembre de 2019 el DAR. A pesar de ser un derecho establecido por la ley, darse de alta no resulta fácil. Hay constantes barreras burocráticas impuestas por la Comunidad de Madrid, algo que solo se ha agudizado durante la pandemia.  

Después de la muerte de su madre, decidió venir a España e intentar arreglar sus papeles con una abogada. Cuando estaba en este proceso, su nariz empezó a sangrar de manera repentina y empezó a sentir cierto dolor en las amígdalas. Fue entonces cuando le diagnosticaron el cáncer. 

María obtuvo en diciembre de 2019 el DAR. A pesar de ser un derecho establecido por la ley, darse de alta no resulta fácil. Marta Pérez, de Yo Sí Sanidad Universal, explica que los requisitos exigidos para introducirles en el sistema son muy arbitrarios y parecen depender del centro de salud que te corresponda. Hay constantes barreras burocráticas impuestas por la Comunidad de Madrid, algo que solo se ha agudizado durante la pandemia.  

Una vez conseguido el alta, se encuentra de repente con que le han dado de baja en el sistema, sin unos criterios  claros, ni consistentes, ni escritos en ninguna parte. María, y muchas personas más. Para volver a darse de alta, vuelven las complicaciones burocráticas, sumadas, en este caso, a estar en medio de una pandemia y hospitalizada. 

La ONG Médicos del Mundo en Madrid ha detectado en lo que va de año 247 casos de exclusión sanitaria en la Comunidad. Tiene un impacto especialmente relevante para los pacientes con enfermedades crónicas, que pierden su acceso normalizado a la sanidad, a la medicación, y a todos los tratamientos que tengan.

No es la primera vez que le dificultan o rechazan el acceso a la atención sanitaria, ni la primera vez que se lo cobran. Estuvo 17 días ingresada en el hospital cuando le diagnosticaron cáncer, por lo cual recibió una factura de más de 6.000 euros

La situación administrativa de María no ha cambiado, y no se le ha informado de que hayan cambiado los requisitos para tener el DAR, pero el Servicio Madrileño de Salud ha cancelado su acceso al sistema. La denegación de su asistencia médica gratuita también contradice las exigencias marcadas oficialmente por la Comunidad de Madrid: haber entrado en suelo español hace más de tres meses, estar empadronado en la ciudad desde hace más de tres meses y presentar el pasaporte. 

No es la primera vez que le dificultan o rechazan el acceso a la atención sanitaria, ni la primera vez que se lo cobran. Estuvo 17 días ingresada en el hospital cuando le diagnosticaron cáncer, por lo cual recibió una factura de más de 6.000 euros, que consiguió anular. Su acceso a la atención sanitaria a cargo de fondos públicos está establecido por ley.

Además de todo esto está el trato de algunas personas en los centros de salud. En una ocasión, una empleada del centro de salud le dijo que los extranjeros estaban acostumbrados a venir a curarse las enfermedades a costa de los bolsillos de los españoles y de los que aportan a la seguridad social, para luego continuar con sus vidas como si no hubiese pasado nada. 

María cuenta con el apoyo de la organización Yo Sí Sanidad Universal y ha registrado una reclamación dirigida al director del Centro de Salud Los Cármenes (Madrid). El escrito recopila los tres episodios en los que el Servicio Madrileño de Salud le ha denegado el acceso a la asistencia sanitaria gratuita, impidiendo el alta del DAR o cancelándolo sin previo aviso.

Tiene el apoyo de varias organizaciones (la Asociación Española contra el Cáncer y Yo sí Sanidad Universal) y se siente con recursos para conseguir anular la factura que espera a raíz de esta última estancia en el hospital. No obstante, piensa en toda la gente que no tiene esas herramientas, quienes desisten, quienes no reciben la atención sanitaria que necesitan, y que les corresponde.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies